El yoga es el sistema de autoconocimiento más antiguo e insuperable. Desde la antigüedad, los yoguis han impartido clases exclusivamente al aire libre, entre la naturaleza virgen y ecológicamente limpia, evitando la presencia de la civilización. Si alguien sugiere que los practicantes intentaron evitar el contacto humano y solo buscaban calma, serenidad y silencio, entonces esto es un engaño profundo. Incluso en la antigüedad, los sabios yoguis de la India sabían que el mejor médico y la mejor cura para salvar vidas de cualquier enfermedad es la correcta inhalación del divino aire fresco saturado de oxígeno.
Solución
Hoy en día, cuando la incidencia de personas está aumentando y su esperanza de vida está disminuyendo drásticamente, dado que muchos viven en áreas metropolitanas ruidosas y contaminadas por gas, en constante agitación que causa estrés negativo, se ha vuelto relevante que cada persona visite deportes especiales y centros de salud o gimnasios, donde los precios del yoga sorprenden gratamente hasta a los clientes más exigentes.

El aire limpio, que crea energía positiva y aumenta significativamente las sensaciones maravillosas de los ejercicios de yoga, así como también afecta positivamente el estado de ánimo emocional individual, de cuyo estado de calma interior depende completamente la efectividad de las prácticas de yogui, contribuye durante el ejercicio al alivio más rápido de la estados depresivos, aliviar el estrés, sus consecuencias y levantar el ánimo.

El oxígeno es el principal componente “vivificante” de nuestra atmósfera, vital para la reproducción de una energía especial por parte del cuerpo, que tiene la propiedad negativa de consumirse rápidamente en el proceso de ejercicio intenso. A la menor falta de oxígeno, el metabolismo celular se ralentiza enormemente y esto conduce a alteraciones en el funcionamiento del corazón, el estómago, el hígado y los riñones.

Beneficios de hacer yoga en la naturaleza
Los ejercicios en la naturaleza tienen ventajas irrefutables sobre las prácticas en los congestionados pasillos de los centros y gimnasios, saturados de microelementos nocivos y polvo:

realizar asanas en la naturaleza contribuye a la concentración más rápida de la mente, ya que la retención a largo plazo de la atención en las sensaciones del cuerpo y la respiración es la condición principal para una práctica eficaz. Por lo tanto, con prana equilibrado, los yoguis tienen una mente flexible, ingenio, determinación, reestructuración instantánea de las tácticas y estrategias de la vida personal – sadhana;
el pranayama (técnica de respiración) en la naturaleza se obtiene con la más alta calidad y aporta importantes beneficios al cuerpo;
entre la flora virgen, las flexiones hacia atrás, las paradas de cabeza, las flexiones hacia adelante y otras asanas son mejores y más efectivas;
los molestos kilos de más se queman más rápido, los músculos se tensan y la presión arterial alta se normaliza;
los dolores en las piernas y la espalda desaparecen;
se alivian los síntomas de la senil y la menopausia.
¡Consejo! Trate de evitar practicar yoga en sótanos congestionados donde la energía negativa se acumula y crea el efecto de un espacio cerrado desagradable.